Noticias

02/08/2018

Amplio respaldo institucional a la nueva edición de esta iniciativa que este año beca a 16 alumnos, 8 mujeres y 8 hombres, de facultades de Bellas Artes de universidades españolas

El Curso de Pintores Pensionados del Paisaje ‘Palacio de Quintanar’ regresará este verano a su origen en el entorno del Monasterio de Santa María de El Paular (Rascafría, Madrid) por una semana, con la finalidad de extender el espectro paisajístico donde buscar inspiración, según sostienen los responsables de la Academia de Historia y Arte de San Quirce, promotora un año más de esta iniciativa cultural con arraigo en la ciudad de Segovia desde la década de los cincuenta del siglo pasado.

El Aula de San Quirce ha sido escenario de la inauguración del curso 2018 que se desarrollará hasta el día 28 de este mes de agosto, y tendrá otro momento clave, la inauguración de la exposición con el trabajo de los alumnos, el jueves 23 de agosto en La Alhóndiga.

Los 16 alumnos, 8 mujeres y 8 hombres, proceden de las facultades de Bellas Artes de universidades españolas. Dos de ellos son segovianos, Alfonso Escorial de Lucas y Alba de Lucas, y la directora de esta edición es Victoria Sánchez Giner (Victoria Chézner), profesora de Pintura de Paisaje en la Universidad de Murcia.

A punto de cumplir su centenario este Curso de Pintores cuenta con amplio respaldo institucional. Su coordinador, Juancho del Barrio, informa de que el presupuesto ronda los 32.000 euros e incluye la manutención de los alumnos o la retribución a los ponentes que imparten clases magistrales, entre otros aspectos.

A la financiación de la Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de Cultura y Turismo, del Ayuntamiento de Segovia y de la Diputación, se suman la aportación de la Fundación Siglo, también de la Junta, que cede el Palacio de Quintanar para alojamiento de los pensionados, del Patronato del Alcázar, de la Fundación Rodera Robles y este año, de la dirección del Parque Nacional de Guadarrama, la Dirección General de Bellas Artes y Patrimonio Cultural del Ministerio, la comunidad benedictina del Paular, Tragsa y la colaboración de restaurante segovianos que darán de cenar varios días a los alumnos.

El director de San Quirce, Rafael Cantalejo aseguró a los pensionados que a partir de ahora les toca “empaparse del paisaje segoviano y, sobre todo, de intercambiar impresiones e ideas entre ellos”, algo en lo que también insistió el académico y artista vidriero Carlos Muñoz de Pablos, que hoy mismo, junto al cronista oficial de Segovia, Antonio Ruiz, les mostrará un itinerario cultural por la ciudad.

Del Barrio ha informado de que el sábado recibirán como ponente al naturalista Carlos de Hita y más adelante a Juan Manuel Santamaría, quien abordará la historia de este curso.

Actividad solidaria
El coordinador ha adelantado que este año tendrá una vertiente solidaria en la que los jóvenes pensionados podrán colaborar con oenegés asentadas en Segovia.

En el acto inaugural intervino la concejala Claudia de Santos, que recalcó “el binomio tan fantástico que forman Segovia y paisaje”, mientras la diputada provincial Sara Dueñas anunció a los participantes de esta edición que visitarán Duratón, “una de las zonas más bonitas de la provincia.

La directora general de Políticas Culturales de la Junta, Mar Sancho, les invitó a impregnarse de la luz, el color y los ángulos del paisaje de Segovia, de Castilla y león. Además, aseguró que este curso pone en boga la creación la creación artística y sigue proyectando la creación joven; desde nuestro ámbito, además de la colaboración económica, también albergamos a los jóvenes pintores en el Palacio de Quintanar, un centro dedicado a la innovación y al diseño, que entendemos que este curso responde también a ese espíritu”.

El coronel alcaide del Alcázar, José María Martínez Ferrer, se mostró seguro de que se “enamorarán del paisaje segoviano”, como le ocurrió a él, madrileño de nacimiento y segoviano de honor como todos los artilleros.

Desde el Parque Nacional de Guadarrama, su codirector, Pablo San Juan Benito, puso en valor la vinculación de esta sierra del Sistema Central “con la cultura con mayúsculas”, más allá de la cultura tradicional, por las importantes manifestaciones arquitectónicas, literarias o artísticas , por ejemplo en la pintura, del que es poseedor, entre ellas el monasterio de El Paular y este curso que dio sus primeros pasos allí de la mano en un primer momento de la Academia de Bellas Artes de San Fernando.

La directora artística del curso, Victoria Chézner, que fue alumna de este Curso de Pintores y ofreció la primera clase magistral ayer mismo, agradeció la implicación de las instituciones que lo hacen posible y animó a sus responsables “a continuar así y coordinarse tan bien”.

Fueron varias las intervenciones que apelaron a las emociones pero quizá la que más pudo calar en los jóvenes pintores fue la del director de la Academia cuando predijo que “se irán probablemente con lágrimas en los ojos, seguirán siendo amigos durante años y espero que tengan para siempre un buen recuerdo de Segovia, que la ciudad les atrape para siempre”.



El Adelantado de Segovia


Realizar Reserva